viernes, 22 de mayo de 2020
Pueblos con encanto

Tegueste, pueblo de historia y tradiciones

Tegueste se encuentra en el nordeste de Tenerife, a las puertas del Parque Rural de Anaga, tesoro natural de Tenerife. 

Rodeado por el municipio de La Laguna, Tegueste no tiene costa, sino que se emplaza en una amplia cuenca hidrográfica que garantiza un clima suave y una amplia riqueza natural, además posee un casco histórico declarado Bien de Interés Cultural. (declarado en el año 1986). No todos los pueblos pueden enorgullecerse de este honor, pero la singularidad de su conjunto histórico-artístico acredita con creces este título.

Tegueste se ha erigido como referente tinerfeño del enoturismo y su paisaje rural se antoja un mar de viñedos. Conocer la historia de este pintoresco pueblo es adentrarse en sus propuestas de enoturismo. Desde la Oficina de Turismo, previa reserva, se realizan rutas enohistóricas que acercan al público los parajes agrarios y las bodegas donde catar sus excelentes vinos.

Aunque la mano del hombre ha modificado el paisaje primitivo de la zona, actualmente pueden admirarse reductos de pinares y laurisilva, que conviven con árboles de eucalipto y especies forrajeras. El Camino de los Laureles, por ejemplo, es un antiguo reducto de laurisilva representativo del Terciario, este sendero forma parte de antiguo camino real por el que se accedía al pueblo desde antes de la conquista de la isla, y comunica con el Camino de las Peñuelas.

La construcción del municipio comenzó a principios del siglo XVI en la zona conocida como El Llano entre el barranco Las Tapias y el de Las Ceras, lugar donde se erigió la primera ermita en honor a San Marcos Evangelista y que en 1701 se trasladó a su emplazamiento actual. Con estilo romántico mudéjar, su construcción se alargó durante años en los que las reformas y ampliaciones fueron constantes. Actualmente dispone de tres naves con torre, campanario, techumbre a dos aguas y portadas de cantería.

La construcción del antiguo Ayuntamiento se inició en 1843 gracias a la aportación de los vecinos y al impulso del párroco Antonio Pereira Pacheco y Ruiz. Aunque Tegueste se había constituido como municipio en 1813, no disponía de una sede para las dependencias municipales.

La Casa de los Tacoronte es un antiguo palacio señorial de dos plantas posee un bello jardín en el que pueden admirarse especies exóticas y tropicales. Fue la residencia de verano del cónsul francés Barón de Chasserieu, aunque debe su nombre a Eduardo Tacoronte, que contrajo matrimonio con la hija de dicho diplomático. Se encuentra junto al camino de Los Laureles. 

La Placeta (foto de arriba) recibe también el nombre de Plaza de Pedro Melián o de Eduardo Tacoronte, emplazada en una encrucijada de caminos, siempre fue un lugar de reunión entre los vecinos. Esta función quedó confirmada con la construcción de un Calvario a finales del siglo XIX y de un chorro de agua a principios del siglo XX.

La Plaza de la Arañita, lugar conocido como El Llano, es el lugar donde se fundó Tegueste, ya que dispone de unas condiciones orográficas favorables para el asentamiento de la población, especialmente en cuanto a la facilidad de acceso y a la disponibilidad de agua.

Más información: https://www.tegueste.es/turismo/